Receba no seu e-mail

Voltar

Clipping

05/10/2009 às 10:21

Medios: crece la presión sobre Jenefes para destrabar la discusión

Escrito por: Gustavo Ybarra
Fonte: La Nacion

Lo convocaron de la Casa Rosada; el senador podría firmar un dictamen que permita tratar la ley

El kirchnerismo buscará firmar mañana el dictamen al proyecto de ley de radiodifusión a pesar de que el senador Guillermo Jenefes planteó más de una veintena de discrepancias que mantiene con el texto de la iniciativa, durante una reunión que mantuvo en la Casa Rosada con el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini.

La reunión fue un nuevo intento del Poder Ejecutivo por convencer al presidente de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión para que acceda a firmar el dictamen sin modificaciones al texto aprobado por la Cámara baja y habilitar así al oficialismo a discutir el proyecto de ley la semana próxima.

Esa es la orden que Cristina Kirchner le viene bajando a su bloque desde la semana pasada. Ahora, le sumó el apuro por tener sancionado el proyecto antes de su próximo viaje al exterior, el sábado 10 del corriente a la India, molesta ante la posibilidad de que Julio César Cobos quedara a cargo del Poder Ejecutivo cuando la iniciativa se discuta en el recinto.

Sin embargo, el vicepresidente se encargó ayer de calmar los nervios del kirchnerismo, comprometiéndose a cumplir con su papel institucional durante la ausencia de la jefa del Estado.

La orden presidencial se vio reflejada ayer en una reunión de Labor Parlamentaria en la que el jefe de los senadores oficialistas, Miguel Pichetto (Río Negro), intentó llegar a un acuerdo con la oposición para que la Cámara alta llevara al recinto el miércoles próximo el proyecto de radiodifusión.

Como había ocurrido anteayer, se encontró con el rechazo del resto de las bancadas, que no quieren acceder a fijarle fecha al debate hasta que el kirchnerismo tenga el dictamen de las cuatro comisiones que intervienen en la discusión de la iniciativa.

Hasta ayer, el oficialismo seguía sin tener asegurada la firma de Jenefes, que integra tres de las cuatro comisiones que discuten el proyecto en el Senado.

Todo indica que lo podría obtener mañana, cuando se darían por concluidas las audiencias públicas, con la firma en disidencia parcial de Jenefes que, de esta manera, se guardaría para el debate en el recinto las 22 objeciones que tiene al proyecto.

Según fuentes parlamentarias consultadas por LA NACION, en el encuentro en la Casa Rosada, Zannini intentó convencer al jujeño de que sus objeciones, en particular una relacionada con la publicidad oficial, podrían subsanarse con una ley complementaria.

La propuesta no convenció a Jenefes, que ordenó a sus asesores redactar una copia del proyecto sancionado por la Cámara de Diputados modificado en 22 puntos.

Podría presentarlo como un dictamen de minoría, lo que habilitaría al oficialismo para fijar fecha de sesión y, al mismo tiempo, le permitiría diferenciarse del texto cuya sanción reclama la Casa Rosada.

La fecha

Si el kirchnerismo obtuviera mañana el ansiado dictamen, el Senado podría convocar a sesión especial para el viernes 9 del corriente. La convocatoria sería avalada por Cobos en su condición de presidente del cuerpo.

La de ayer fue la jornada de audiencias públicas más crítica al proyecto oficial, a partir de la presencia de las cámaras empresarias que reúnen a radiodifusoras y a señales y operadores de televisión por cable y digital.

El más duro fue el presidente de la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA), Carlos Molina, que cuestionó la cláusula del proyecto que obliga a las empresas a desprenderse de todos los medios que no cumplan con el límite en materia de licencias que establece el proyecto.

"Es una arbitrariedad manifiesta que hay que dejar sin efecto", reclamó Molina, tras lo cual también destacó que la iniciativa "restringe la libertad de expresión y el libre acceso a la información".

Por la tarde, Adrián Herzkovich, de la Asociación Argentina de TV por Cable, aseguró que por las cuotas de producción nacional y las limitaciones al tiempo de publicidad que fija el proyecto, el sector que representa podría perder más de 3000 fuentes de trabajo.

"El cable se financia con los 12 minutos de publicidad, cortar 30 segundos sería una herida de muerte para este negocio", afirmó.